lunes, 19 de septiembre de 2016

Historia de una Relación


Hace días escribí una entrada sobre las numerosas relaciones sentimentales que existen. Hoy quiero profundizar en una de ellas, la que más me gusta, con la que más disfruto, con la que mejor me lo paso.
Mi historia empieza hace unos cuantos años ya, allá un 4 de junio de 1988. Ese día no sabía qué me depararía la vida, a quién conocería, a quién amaría o en dónde viviría. MIs primeros años los pasé felices, en los brazos de mis padres.
Por entonces, lo único que sabía era que me gustaba hacer el payaso y ser chupacámaras (sí, yo, que ahora casi no me gusta ni salir en las fotos;  lo que es la vida, ¿eh?).
Fui avanzando en la vida, sin saber muy bien todavía cuál era mi lugar en el mundo. A finales de los 90 es cuando mi personalidad, mis gustos, se empezaron a formar. Descubrí la música de los Backstreet Boys y las actuaciones de Leonardo Dicaprio; personas que a día de hoy, siguen siendo una parte importante de mi vida.
Con la entrada del nuevo milenio, los Back decidieron sacar un disco denominado, como no, "Millenium" . Dicho disco, contenía una canción titulada "The Perfect Fan". Fue gracias a querer entender esa canción y a mis ídolos, que decidí ponerme las pilas con el inglés. Fueron los cimientos de la Malen traductora.
Los años pasaron y llegó la adolescencia. Esa época turbia en la que te miras al espejo y no te encuentras. Esa época en la que te preguntas: ¿Por qué tengo que tener el pelo rubio y los ojos azules? ¿Por qué no soy como los demás? ¿Por qué a nadie le gustan mis propuestas? ¿Por qué no hay nadie que le guste lo mismo que a ? ¿Por qué soy tan rara?
Efectivamente, todas estas preguntas mataron a la Malen extrovertida y sin vergüenza y metieron a la nueva Malen, tímida e introvertida, en un pozo que no parecía tener fin. Fui cayendo y cayendo, hasta que di con un movimiento que parecía ayudarme. Sí, amigos, aquí donde me veis tan sencilla y simple, yo fui parte de esa tropa llamada "Emo". Me teñí de negro el pelo, me llené de calaveras y empecé a encontrar mi lugar en el mundo. Empezaba a ser feliz dentro de mi túnel.
Avanzamos unos años y llegamos al 2005, año que conocí al hombre que más me marcaría. Un tipo con gafas, sencillo, que consiguió hacerse un hueco en la tele y en el corazón, que nunca más abandonaría. Ese tipo me hizo ver que las personas con gafas no somos ni unos gafotas ni unos cuatro-ojos y que hasta la tele tiene hueco para nosotros. Lo admiraba, lo quería y lo idolatraba. No me perdía nunca su programa, a pesar de que yo por aquel entonces me consideraba apolítica y que sus reportajes fueran la mayoría de contenido político.
Dos años después, conseguí entrar en la universidad y mientras que para la mayoría estos son los mejores años de su vida, para mi fueron los peores. El túnel parecía hacerse cada vez más profundo y oscuro. Me sentía cada vez más incomprendida y más rara y, para colmo, ese chico que me daba luz desapareció de mi vida con la cancelación de su programa. Fueron años muy malos, en los que lloraba más que reía, pero sabía que tan solo se trataba de una época mala y con el fin de los estudios conseguiría salir del túnel.
La salida del túnel vino acompañada, como no,  de la reaparición de mi chico en la tele y en mi vida. Yo estaba acabando mis estudios y el estrenaba nuevo programa. Un programa callejero por toda España. Es entonces cuando me dije que lo tenía que conocer, verle, tocarle, hablar con él. Dicho y hecho, el programa vino a Pamplona y yo fui a él. La emoción que sentí al verle es indescriptible. Me saqué una foto con él, hablamos un rato y comencé una tradición sigo manteniendo: darle un pequeño regalito, un detalle, por todo lo que,  sin saberlo,  ha hecho y sigue haciendo por mí. Me despedí de él, sin saber que nuestros caminos volvería a juntarse.
Acabé mis estudios y con mi marcha a Edimburgo conseguí salir definitivamente del túnel. Decidí desconectar de todo, incluso de él, y empezar de cero, en un nuevo país y con nuevas amistades. Un año y medio de mi vida que nunca lo olvidaré. Desgraciadamente, la vida fuera es dura,  yo me ablandé y decidí volver, a pesar de saber de que si volvía podría volver al túnel de nuevo. Pero me sentía animada, positiva y con fuerzas, podía enfrentarme al túnel y no caer en él.
Mis primeros meses de vuelta en casa fueron duros, con el túnel siempre acechándome. Afortunadamente, Barcelona me estaba esperando y con ella, él. Volví y volví a conectar con España y con él. Poco tiempo necesité para enterarme de que ahora estaba en un programa nuevo que se grababa en Barcelona. Además, el destino quiso que ambos estrenáramos algo en esta hermosa ciudad: él, obra propia y yo, etapa nueva.
Con el estreno de su obra, conseguí hacer realidad otro de mis sueños: verle haciendo lo que mejor se le da hacer, actuar. Conseguí verlo en su salsa y disfruté y reí como nunca. A la salida de la obra quise esperarlo, pero ni tenía ganas ni traía regalo y me marché (sabía que lo volvería a ver).
Efectivamente, gracias a que mi madre me compró  una entrada para el estreno de esta obra en un nuevo teatro conseguí verlo de nuevo. Esta vez, decidí quedarme, a pesar de que tampoco traía nada para él (cosa que me arrepiento, pues fue un encuentro memorable y con regalo podía haber sido aun más memorable si cabe).
No si él se acordaría de nuestro primer encuentro o simplemente decidió saludarme por cortesía (algo me dice que se acordaba de mí). Bueno, pues no solo me saludó, sino que también estuvo hablando conmigo tan largo como mis nervios le permitieron. Sí, fueron mis nervios los que pusieron fin a nuestra conversación. Pero bueno, otro sueño conseguido: mantener una conversación con él.
Estaba claro que la cosa no iba a acabar así y en un fin de semana malo, decidí apuntarme para ir de público a su programa. Los de Getsmusic Público me llamaron y junto a una amiga, ahí que me planté. Es cuando le escuché decir mi nombre por primera vez y admitir que me conocía, que sabía quién era. Mis esfuerzos habían  merecido la pena.  Mi chico me reconocía.
Nuestros caminos seguían juntos, pero la 1ª temporada de su obra estaba llegando a su fin y, aunque se sabía que volverían con una segunda, como en el teatro nunca se sabe, decidí comprar un par de entradas para el último día y despedirme de él hasta septiembre. Al tratarse del último día y como le tocaba recoger el poco decorado de su obra, nuestro encuentro fue bastante fugaz. Le di el regalo, nos sacamos la foto, me dijo que no volviera a pagar por su obra y poco más. Adiós y hasta septiembre.
Septiembre llegó y con él, el estreno de la segunda temporada. Decidí volver a pagar y volver a verle. Tenía que ver la segunda temporada, ver los pequeños cambios de la obra.
No compré entrada para el estreno, pues me parecía demasiado obvio y compré entrada para el finde pasado, para el 17 de septiembre. ¡Vaya noche!
1º, me quiero sincerar y decir que los cambios, para , no han sido para bien. No , las otras veces salí con mejor sabor de boca, el final me parecía más apoteósico y tenía la sensación de reírme más y más a gusto. También tengo que decir que una cosa que han añadido es de lo más entrañable y la que más me ha gustado de la obra: la parte del mimo en uno de los gags.  Han hecho bien en ponerla.
Ahora... nuestro encuentro. Para sorpresa mía, ahora cuando sales, ellos son los que están esperando al público y no al revés como antes. Cosa que tampoco la considero un acierto, pues parecen monos de feria, todos queriendo sacarse una foto con ellos ya que están allí, cuando antes solo los más seguidores esperaban. Eran fotos más auténticas. Bueno, pues mi amiga y yo decidimos esperar, total, él ya me conocía y estaba claro que no se marcharía sin saludarme, sin saludar su fan fiel. Bueno, pues entre foto y foto, me vio y me hizo un gesto como diciendo "espera" o "cuando acabe, voy". Esperé y efectivamente, él vino a . Estuvimos hablando un rato sobre la obra, le di el regaló, que le encantó, y volvió a decirme que no quería que pagara por su obra, que ya he hecho suficiente, que ni hablar. Le dije que después de asistir a la 1ªtemporada, tenía que ir a la segunda y él lo entendió. Me dijo que eso era verdad, pero siguió con lo suyo. Y es entonces, gracias a mi amiga, que aclaró sus palabras: "Yo te consigo las entradas". Mi cara fue de poker. ¿Me estaba invitando a su obra? ¿Uno de los dos actores y chico importante en mi vida, me estaba invitando a mí, una chica de pueblo a su obra? Para aclarar mis dudas, le pregunté si iba en serio, pues él es muy de la broma y parece que iba en serio: "Escríbeme por tuiter y te consigo entradas". Nos despedimos con un par de besos para vernos tan solo unos 10 minutos después a la salida del teatro, mientras mi amiga esperaba al taxi. Nos sacamos la foto de rigor y cada uno por su lado, pero con la promesa de entradas a su cuenta.
Y bueno, ésta es la historia de una mis relaciones más importantes. Gracias Juanra por hacer tanto por mí sin ni siquiera saberlo. Gracias a todas las personas que me han ayudado a salir del túnel a alejarlo tanto, que ahora ya ni lo veo. Gracias a mis padres, amigos, familia y resto de personas que han compartido alguna época de mi vida, buena o mala. Todo ello me ha llevado a conseguir entradas gratis, a ser feliz y pensar que a lo mejor nuestros caminos nunca se separan. Yo soy feliz siendo su fan y él es feliz siendo mi ídolo, siento que le gusta tenerme cerca, que en cierta forma, yo, con mi presencia, también le hago feliz y eso es un orgullo increíble.

Adiós y hasta la próxima entrada.

lunes, 7 de marzo de 2016

Oscars Night 2016

"And the Oscar goes to...Leonardo DiCaprio!" Congratulations, Leo, zorionak, merezi duzu, te lo mereces.

Sí, por fin se hizo justucia y Leo pudo llevarse la ansiada estatuilla a casa. El "pobre" (por qué de pobre no tiene nada) ha necesitado seis nominacios para conseguirlo, pero ya tiene su Oscar en su repisa. Otros, han necesitado mucho más, pero también se hizo justicia con otra persona una persona que sin ella, las películas estarían desnudas. Me refiero al gran Ennio Morricone, que a sus 87 años y con tan solo un Oscar honorífico, por fín ha conseguido él también la ansiada estatuilla. Dos casos de increibles talentos que no lo han tenido fácil. Resulta increible que con las hermonas bandas sonoras compuestas por Ennio y con las increibles interpretaciones de Leo, ninguno de ellos tuviera hasta ahora una estatuilla en sus manos. Pero bueno, ya la tienen, ahora les tocará concentrarse y conseguir al segunda y la tercera....Qué no se queden solo con una.

Otros ganadores de la noche incluyen a la recién estrenadas Brie Larsson (actriz principal) y Alicia Vikander (secundaria). La primera por la increible historia "Room" sobre una chica a la que tienen escondida en una pequeña habitación junto a su hijo y la segunda por "La Chica Danesa", sobre Lilly Elbe, una de las primeras en ser operadas de cambio de sexo. Ambas películas son totalmente recomendables, tienen una belleza especial, son historias que te llegan al alma.El premio para actor secundario fue para Mark Ryalance, actor británico también bastante desconocido que hico una gran actuación en la película "El Puente de los Espias". Esta peli también se puede ver, pero no espereís gran cosa, a pesar de estar interpretada por Tom Hanks y dirijida por Spielberg, es pasable, de esas que te pones un domingo a la tarde, junto a tu té y tu mantita. La mejor película del año, según los Oscars es "Spotlight". Yo la he visto y está bien, pero no para ser nombrada mejor película, por ha habido mejores...Pero supongo que una peli que trata sobre la investigación de pederastía en la iglesa por parte de unos cuantos periodistas se merece que se tenga en cuenta y supongo que el Oscars va por el mensaje políticamente correcto que lleva dentro la peli.

Momentos para recordar de la gala. Pues que Chris Rock al ser negro y al saber que estos Oscars eran "blancos", lo tenía bastante díficil, pero salió airoso, estuvo en su salsa, entretenido y correcto. Muy bien por él. Otro fue cuando la ganadora a mejor vestuario por Mad Max subió a escena a recoger su premio no fuera aplaudida por numeros miembros de que estaban en las primeras filas del teatro. Es verdad que el vestuario que llevaba chocaba con los esmoquines y vestidos preciosos, pero eso no la hace menos meritoria de unos aplausos, Cada uno es libre de vestir como quiera y a pesar de que el código sea de etiqueta, puede que para ella etiqueta no sea ir con falda o vestido, si no ir con unos pantalones y una super chaqueta de cuero, que por cierto, ole ella. Yo la aplaudiría por romper con las reglas, por valiente. Tengo que mencionar también la increible sorpresa que fue que Mad Max se llevara todas las estatuillas técnicas.

Y ahora que he empezado a hablar de vestuarios no puedo acabar mi entrada sin mencionar a las mejores y peores vestidas. Entre las mejores estarían sin lugar a dudas Alicia Vikander, Jullianne Moore y Brie Larson, todas ellas con mágnificos vestidos. Sofia Vergara, conocida por su delantera, también acertó con el vestido. Y bueno, aunque me duela, por que es una actriz que suele acertar, la noche de los Oscars no fue su noche y eso empezado con el vestuario. Me refiero a Kate Winslet, que parecía como se ha dicho, un saco de basura. Elegante, lo que se dice elegante, no hiba. Pero bueno, tiene todo un año para pensar en ello y saber que tipo de vestido le conviene llevar a una gala así. Y hablando de ella, el momento Titanic en la alfombra roja y el momento lagrimas de cristas cuando Leo subio al escenario fueron del todo entrañables.

Espero que os haya gustado este breve resumen sobre los Oscars de este año. Nos vemos en mi próxima entrada.

Saludos.

lunes, 1 de febrero de 2016

I Salón del Cine y las Series o un Finde Mágico

Dos entradas en muy poco tiempo...no suele ser típico de mi actualizar tanto mi blog...pero es que mis días aquí están siendo geniales y quiero que quede constancia de ello.

Bueno, al grano. Como sabéis, soy una de las personas más cinéfileas que existen y estaba claro que tenía que asistir a este salón. Como salía rentable y siempre había algo que hacer, ver o escuchar, decidí cogerme el bono de los tres días. He aquí mi experiencia:

Empezé el Salón asistiendo a una mesa redonda de guionistas, compuesto por Joel Joan, Andreu Rifle, el guinista de Vaya Semanita y la de El Ministerio del Tiempo. La verdad es que fue muy entretenida e interesante, donde se comentaron todos los aspectos que tienen que ver con el guión. Uno de los que más me gusto (y no solo por su aspecto físico, que también) fue Joel Joan, ya que estuvo muy simpático y divertido y demostró conocer el mundo en el que trabaja citando a grandes guinistas, directores, series... Me gusto una frase que dijo: "El guinista tiene que dejarse el ego en casa". El más hablado fue sin duda alguna el de Vaya Semanita y me llamó la atención su CV, sobre todo cuando comentó que había comenzado como realizador de Gran Hermano 2 y 3. Andreu Rifle fue el que más cercano se mostró, contando anéctodas vayas y mirantando directamente al público. La de Ministerio del Tiempo, la pobre, no pudo ser todo lo protagonista que podía haber sido (puede por timidez o puede por el peso de los otros tres). Cuando finalizó, hubo tiempo para charlar con ellos y sacarse unas fotos y yo aprobeche para sacarme una foto con Andreu y con Joel y tengo que decir que Joel en persona es increiblemente simpático y divertido y que tiene una belleza increiblemente sensual (vamos, que entre esa voz varonil que tiene y su cuerpo moreno, es uno de los hombres con más morbo que he llegado a conocer). Andreu iba muy bien vestido, bastante elegante y es más guapo de lo que me imaginaba, de hecho, es bastante guapete y bastante chiquitín también, tan solo un pelín más alto que yo.

Aprobeché la tarde para visitar los stands. Había de todo, desde tiendas de todo tipo hasta exposiciones varias. El amante de la fotografía no habría parado de sacar fotos...Si tengo que elegir un stand, es sin lugar a dudas, el de Polford (la escuela de doblaje). Fue muy interesante poder ponerle cara a esas voces tan conocidas. Además de poder hacer una práctica de doblaje. Muy chulo todo lo tenían montado en un pequeño stand. Como curiosidad...dio la casualidad que Marc Balanguerer (Tony de Polseres Vermelles) también quiso pasarse por el Salón y aprobeché, como no, para sacarme una foto con él.

El sábado lo comenzé asistiendo a un desfile de los de Star Wars Catalunya. Lo mejor: los trajes, muy currados la mayoría de ellos. Lo peor: que lo hicieron sin música y quedó un poco soso. De seguido entré a un coloquio sobre bandas sonoras y me sirvió para darme cuenta de la importancia de la música en las películas, ya que se utiliza para decir mucho sin utilizar las palabras y gracias a ella, se han podido salvar muchas pelis.

Como a la tarde quería asistir al coloquio de los dobladores, no me quedó más remedio que comer allí. El bar no era gran cosa, precios caros y bocatas malos... Como me quedé con hambre, fui a una food-truck que había y me pedí un batido, pero tampoco estaba muy bueno que se diga... En fin, que los del Salón ya saben que tienen que mejorar para las próximas ediciones.

El coloquio de la tarde fue lo mejor de todo el Salón. Es genia, además de muy entretenido, el poder asistir a una sesión de doblaje en directo. Lo que me quedó claro de este coloquio es que debido a los derechos de autor, es muy difícil entrar, pero quién vale, lo consigue. Después, ma e estuve paseando un rato, de nuevo por los stands y sacándome fotos, ya que queria escuchar a los representantes de la Orquesta Sinfónica de Vallés. Cuantro metales se unieron para tocas las canciones principales de las películas del Salón (Star Wars, James Bond e Indiana Jones). El próximo sábado, la orquesta al completo dará un cocierto en el Palau de la Música y aunque tiene que ser la mar de interesante...los precios también lo son y sin nadie que quiera acompañarme...me tocará pasar. Y eso que yo soy de las que no me importa ir sola a los eventos culturares...pero la música, mejor acompañda... Cine, teatro, salones, firmas...es diferente. Cupido, ya me estás regalando alguien con quién asistir a estos eventos...que ya va siendo hora.

La noche fue verdaderamente mágica. Mi madre, sabiendo lo mucho que admiro a un tipo llamado Juanra Bonet y que se dedica al teatro y a la televisión (ahora mismo como presentador de Boom y futuro concursante de Tu Cara Me Suena), me regaló una entrada para su espectáculo. Bueno, pues resulta, que esta obra ya se estrenó en otro teatro y , como no, aprobeché para verla, ya que siempre quise ver a mi querido Bonet en el teatro (me perdí Animales),pero esta no se me escaparía. Bueno, pues...me hizo tanta gracía la del Capitol como la anterior, pero por X razones...esta fue más corta...Y también por X razones...estaban más espesos, equivocándose y riéndose, pero esto la hizo más entrañable y ellos más cercanos. El conjunto fue genial. Una de esas obras en las que sales con dolos de mándibula y lágrimas en los ojos de tanto reirte. Por cierto, id al baño antes de entrar, consejo. Cuando finalizó, me quedé esperando a la ansiosa foto con unos de mis personajillos favoritos... y la espera merecio más que la pena. No solo no conseguí fotografiarme con el, si no que también pude estar un  rato hablando con él y que conste que fue el quién me saludó primero y quién "rompió el hielo"y no paraba de hablar. Fue todo muy natural, pero tuve que cortar por el bien, por que mis ganas de lanzarme a él iban en aumento y estaba quedando muy bien, como para hacer esa tontería. La próxima más y mejor, Quiero aprovechar para desearle lo mejor, tanto en el teatro como en la tele. Es una persona genial y hechos como estos hacen que lo admire más si es posible. Gracias Juanra por existir y por hacerme coincidir contigo más veces de las que me imaginaba con 12 años cuandaso estaba locamente enamoraba de ese pavo entrañable con gafitas y que se sentaba a la izquierda de un tal Manel. GRACIAS.

El domingo de despedida fue bastante light. Asistí al coloquio de Gorbacho y aprobeche para despedirme de cada uno de los stands, de cada exposició y de los de Star Wars Catalunya y Polford.

Gracias a los organizadores de este evento. Ha sido un finde genial y espero que haya más ediciones.








miércoles, 20 de enero de 2016

Sueños que parecen una aventura

Y otra entrada más... antes de nada: un poco de resumen de como van mias días. Pues de momento van bien, sigo sin curro o sin nada estable... Una empresa contactó conmigo para que les tradujera un texto del alemán al español y ahora, gracias a Babelcube.com, estoy traduciendo un libro de literatura juvenil. Lo bueno es que me están saliendo entrevistas, lo que significa que pronto empezaré a currar y que mi CV gusta, cosa que me motiva para seguir adelante. Y creo que esto es todo. Ahora la entrada (que no va ir de cine... eso lo dejo para después del Salón del Cine de dentro de dos semanas).

Dicen los expertos que como pasamos una larga temporada de nuestras vidas durmiendo, que lo sueños se deberían de considerar como una realidad paralela, es decir, que tendríamos dos realidades: la diurna y la nocturna. Pues, que quereías que os diga, pero a mí, mi realidad nocturna me gusta por que me ocurren cosas tan imprevisibles como las que os voy a contar:

El sueño comienza estando yo en una mesa cuadrada con otras personas, todos con papeles sobre ella, y el jefe nos dice que nos tenemos que mover para poder hacerle sitio. Me muevo y empiezo a cotilllear mi Instagram y me paro en la cuenta de Alfonso Sanchez (Rober en "Allí Abajo") y justo cuando voy a ponerle un comentario preguntándole sobre la obra de teatro, su compañero Alberto Lopez (Rafi en la misma serie), se sienta a mi lado, me reconoce (ya que fui a verles al teatro y me saqué una foto con ellos) y me guiará hacia una increible aventura.

Mis sueños son como pequeñas películas, ya que se dividen en escenas que forman parte del mismo sueño En la siguiente escena, estamos  los tres (Alfonso, Alberto y yo) en mi casa, también llena de gente, celebrando una especie de cumpleaños. Estamos un rato y nos vamos y aparecemos en un bar, que más adelante resulta ser la cafetería de un hospital. Yo me pido una Coca-Cola y ellos no lo se o no me acuerdo y estamos charlando un rato, cuando Alfonso dice que tiene que visitar a un amigo en el hospital y que si quiero puedo ir con ellos, pero pienso que lo correcto es esperarles en el bar, ya que no quiero abusar de su cordialidad y además, ni pinto ni coloreo en esa visita. Llegan estando los hielos de mi refresco derretidos, pero se ve que Alfonso tenía sed, ya que se bebe el agua que ha surgido de los hielos.

En la siguiente escena, me presentan a un amigo, un chaval muy mono y muy joven, de más o menos mi edad y nos dejan solos. Empezamos a hablar y me pregunta de que les conozco y le respondo de haber ido a una obra de teatro de ello y el me dice que lo suyo es una amistad de varios años. Empezamos a caminar y nos sentamos en un banco.

Al rato, aparezco yo (y creo que el chaval también) subida en un autobús. Justo cuando arranca aparece Alberto, me ve y me dice que me baje. Se lo suplico al chófer y acepta, bajo mi responsabilidad, claro.

Fin del sueño. No se que hubiera ocurrido después, soys libres de dejarme una propuesta de final en los comentarios.

Saludos y que paseis un buen día.

viernes, 13 de noviembre de 2015

La Fiesta del Cine/Barcelona

El otro día fue la Fiesta del Cine, y ¡vaya fiesta! Aprobeché para ver todas las pelis que pude, ya que pocas veces te entraras la entrada del cine a 2.9€. A continuación la lista de pelis que pude ver con un pequeño comentario sobre cada una.

El Coro (Boychoir):

Protagonizada por Dustin Hoffman como director de orquesta de un coro juvenil. Muy recomendable para los amantes de "Los Niños del Coro", ya que ambas son muy parecidas. El argumento es muy típico: niño rebelde se queda sin madre y como tiene talento, lo ingresan en la mejor escuela de coro del estado. Entrenidilla. Dustin Hoffman bien, pero tiene pelis mejores. Lo mejor: la sorpresa de ver a un actor de "Glee".



Blackmass:

La super peli de Jonny Depp, la que se supone que le hará ganar un oscar o por lo menos estar entre los nominados. Sinceramente... no me gusto, lenta y falta de acción. Además, Jonny tiene papeles mil veces mejores, no creo que sea una interpretación digna de estatuilla. De temática mafiosa, muertes y disparos por doquier, pero nada más. La historia de fondo está bien contada, con fragmentos en voz en off, pero no  entretiene. Asimismo, lo siento, pero no me creo el papel de Cumberbach como gobernador y hermano de Depp. En caso de duda, mejor meterse a otra sala.



Mi Gran Noche: 

Alex de la Iglesia total, locura por doquier, muy, muy entreteida y una de las pocas pelis de Mario Casas que merece la pena vivir. Los personajes son cada cual de su madre, con historias de las más dispares. Surrealista, sí, pero visonable sabiendo a lo que nos enfrentamos.



Regresión (Regressio):

La peli que tantas ganas tenía de verla y que como suele ocurrir, no cumple las espectativas. Está también tiene la marca de director (Alejandro), pero me esperaba una de miedo y me encuentro una peli sobre una secta diabólica, sin apenas sustos. Los actores principales, Emma Watson y Ethan Hawke está bien y casi me atrevería a decir que Ethan me convenció más que Depp, eso sí, al pobre Ethan le queda aun mucho por aprender para llegar a nominado, pero va por el buen camino (el año pasado nos sorprendía protagonizando la oscarizada Boyhood).



El Rey de la Habana:

La sorpresa de la fiesta, ya que me metñi en esta peli por que era la única con entradas todavía a la venta. No sabía nada de ella y casi mejor, pues de haber sábido algo, lo más seguro es que me hubiera hechado atrás. Sexo sin tapujos y muy poco dinero para sobrevivir, con esto se podría resumir la peli. No sé si recomendarla o no, pues no es apta para todos los públicos. Te ries muchos, pues a los personajes sentido del humor y positivismo no les falta, pero llevan vidas muy duras. Aviso: final duro.



El Becario (The Intern):

La película de la fiesta, protagonizada por una siempre simplona Anne Hataway y un gran Robert de Niro. Totalmente recomendable, ya que la historia es muy entrañable y no faltan los momentos cómicos. El lema bien se podría resumir en Women Power, pero con ayuda de tu becario, en este caso un senior.



La verdad (The Truth):

Película no apta para los amantes de Bush, ya que trata sobre su posible evasión de la guerra de vietnam. A un grupo de periodistas del programa 60 minutes, les llega unos papeles que podrían confirmar que no solo Bush no fue a la guerra, si no que también no asistió a sus tareas como piloto. Al final, como las elecciones están de por medio, más vale hablar de que si la fuente es fiable o no que del tema en sí. Peli muy muy crítica y totalmente recomendable, ya que, al contrario que Black Mass, ritmo no le falta y las actuaciones, sobre todo la de Cate Blanchett (como no), son brutales. Robert Redford está en su salsa como presentador elegante.



La Cumbre Escarlata (Crimsom Peak):

Peli muy del estilo Jhonny Depp, gótica, oscura y con sustos. Entretenida y con marca de director. Otra que recomiendo no dejar de verla.



Como habréis podido leer, aprobeche bien la fiesta del cine. Ahora a por la segunda parte de la entrada: Barcelona. De momento, estoy bien, en el piso sin problemas y entre semana entretenida. Poco a poco voy conociendo a gente y haciendo cosas. Ahora mismo, currar, no curro, me dedico más bien a informarme: asisto a charlas y talleres organizados por Barcelona Activa que me ayudan en la búsqueda de curro. No solo eso, también soy una más del programa de radio de Andreu Buenafuente (intento ir siempre que haya hueco) y de la asociación DeGats, una protectora de gato. Hecho de menos a Edimburgo y a las personas y amigos, casi familia, que dejé allí, pero algo me dice que estaré bien en esta ciudad. Al fin y al cabo, como cule, me dolería que Barcelona me defraudara y voy a luchar para que eso no ocurra.

Hasta la próxima entrada. Besos.



domingo, 23 de agosto de 2015

Actualización de mis días

Queridos lectores de mi blog:

¿Cómo estáis? Yo con un poco de síndrome post-vacacional, ya que se me acaba lo bueno...Tengo muchas cosas que contaros, ya que la última vez que me dirigí a vosotros todavía seguía en Edimburgo, y ya hace 3 meses que deje esa maravillosa ciudad.

La decisión de dejar Edimburgo fue lógica, en el curro no estaba bien, ya que no era lo mío, el tiempo tampoco acompañaba y aunque tenía amigos, amigos que no he parado de echar de menos, tenía que irme, ya que no me salía otra cosa mejor y yo limpiando hoteles y sobre todo, estando en la cuerda floja, con reuniones con el jefe cada dos por tres, pues no quería estar y decidí dejar la ciudad y poner fin a mi aventura por tierras escocesas.

Tengo muy buenos recuerdos, muy buenos recuerdos del año que pasé viviendo en un hostel, muy buenos recuerdos de los momentos que compartí con mi familia de High Street y muy buenos recuerdos de mi primer curro y de los momentos compartidos con mi familia de Pollock's. Hecho de menos las pintas de por allá y su cultura de pubs y música en directo. Hecho de menos a la gente que todavía sigue allí, gente que me alegraba los días, que siempre estaban allí, para quedar y tomarnos unas birritas. Mediante estás líneas, si me leen, quiero deciros que disfrutéis por mi y quién sabe, a lo mejor nos volvemos a ver. Un saludo a todos los que siguen en Edimburgo.

Mi vida desde que volví ha sido bastante normalucha, dos meses de vacaciones haciendo el vago y a partir de junio dando particulares de inglés. Ahora me encuentro en la estación de Sants, ya que he aprovechado la semana de fiestas para venir a mi querida Barcelona a echar curriculums (ahora me toca currar por tierras catalanas) y buscar un piso decente para mi y para una amiga. Como el día tiene 24 horas, también me ha dado tiempo a hacer más cosas. El lunes estuve en el partido de vuelta de la supercopa de España, lástima del resultado, por que el ambiente era espectacular y las vistas que tenía eran increíbles (justo detrás de la portería) y el Camp Nou estaba casi lleno (más de 88.000 personas, cuando la capacidad es de unas 98.000); también estuve en el Laberinto de Horta, en el Cementerio de PobleNou y en la zona de Glories, visitando la torre Akhbar. Ayer aproveché para ver una obra de teatro, "Patente de Corso", con los actores Alfonso Sánchez (Rober) Y Alberto Lopez (Rafi). Totalmente recomendable, es una peazo de obra, interpretada de manera espectacular y además los actores son muy buena gente, pude hablar con ellos un ratito a la salida y sacarme una foto y de paso pedirles el autógrado. Muy guay.

Y bueno, creo que eso es todo, ahora a esperar a mi tren. El lunes tengo el examen práctico de conducir y una vez que me lo saque, de vuelta a Barcelona. Un saludo.

viernes, 17 de abril de 2015

Trip to Belfast or the City I don't want to visit again

Here I am just arrived in Edinburgh after spending two days in Belfast. I wanted to go there just because I always wanted to visit the Titanic Belfast Museum and why not do it now, tomorrow may be too late.

As the title suggest, I don't think I am ever going back again there, as it is a city with nothing interesting to visit, except the Titanic Quarters and the Ulster Folk and Transport Museum, but I can tell nothing about it as I didn't have time to visit it.

My first day in the City was a long one, as I woke up at 5am in order to take my flight to the capital. The flight was so fast that I didn't have time to finish the breakfast that I order. I could finish the cafe but not the muffin. As I didn't know the city and I am terrible with orientation, I decided to take a taxi to the hostel, 4.5 pounds with a luggage from the city centre.

The Hostel... not what I expected... It was small, old and not very clean...my bed was super uncomfortable and I had to sleep with a man that snored like crazy! The breakfast wasn't bad, you could choose between 3 menus and I chose the most basic one, toast with ham and a cafe. Also, the room didn't have enough plugs and the only mirrors were in the bathrooms, so I had to dry my hair using the selfie cam of my phone...The only good thing about the hostel is that it had curtains attached to the beds, so it gave you privacy. So, if even after reading my review of the city, you still want to visit it, please, do not stay in Lagan.

As my room wasn't ready yet, it was around 10 am when I arrived at the hostel, I went for a walk. First stop, the Ulster Museum, the museum that I thought had the Titanica exhibition and the one that I really wanted to visit, as it had many things related to the transatlantic; but it turned to be just another Science and History museum. It was interesting though, but after being in the British and the National museums...the things there didn't surprise me much. Once I finish watching it (it took me about one hour and a half) I went to the nearest bus stop, to take the Sightseeing Bus, but I ended up taking a regular one to the city centre, as there weren't many of the others and I didn't want to lose time waiting for it(3.4 pounds "All Day" travel ticket). In the city centre, I could that the Tourist bus and do the tour.

The tour itself is ok, as it allows you to see all the city and its wonders in just and hour and a half. The problem was the guide: he talked too much and too fast, so I couldn't catch all that he was saying. Also, the mic was too loud, so I ended up with a little bit of headache.

I didn't do much after that, as everything closed at 17pm... I went to the hostel to relax a bit and then I want to go to a pub to have Guinness while having dinner and watching Barça. I couldn't find anyone with TV screens and with young people in it, so I had a sandwich and I went to the cinema instead.

The second day started after a horrible night. Even though I was extremely tired, I couldn't sleep much due to the snores of my roommate and the horrible bed. After having my breakfast, I took again a bus to the city centre and then the Tourist bus to the Titanic Quarters (my ticket was valid for two days). Like always, I arrive early for my tour, so I went to see what they at the shop and then I waited outside, as it was sunny and hot and read a bit.

My tour started at 11.30 and I have to say that I enjoyed a lot. The guide was amazing and he spoke slow and very clearly, so I didn't have problems understanding him. He told us a lot of interesting things. Once the tour was over, I had the feeling that I know a lot more about the Titanic, her building and the Titanic Quarters.

As I knew that the Museum would take me about 3 hours, I decided to eat first, just a small pizza and a pastry (7 pounds more or less).  I loved the museum, it is very well organized and explained and it is very interactive and entertaining. One of the few things that I recommend about Belfast; but please, do not do like me and come to this city all by yourself and just because of the Museum, save your money for better cities.

And this is all about my little trip to the capital of Northern Ireland, I hope you find the information useful.